Compartir

HISTORIA DEL MUSEO DE CÓRDOBA

Antecedentes

A principios de 1973 arribó a Córdoba y la región, la directora de museos locales del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Amalia Tolini, con el objetivo de crear museos locales en las poblaciones de Cuitláhuac y Yanga. Lamentablemente, no se pudo concretar la creación de algún espacio en donde se pudiera preservar el patrimonio arqueológico, histórico y cultural de la región. La arqueóloga Tolini se entrevistó en la ciudad con el entonces síndico segundo: José Manuel Zevallos, proponiéndole hacer posible la instalación de un museo del cual se carecía. Esta idea no se echó en saco roto, y el señor Zevallos junto con otros cordobeses trabajaron para crear un Museo, del cual carecía la ciudad, y que hacía mucha falta. Así, se formó un patronato y se buscó un lugar en dónde instalarlo. Se recurrió al entonces presidente municipal, Héctor Salmerón Roiz, para solicitarle el local recién restaurado del Portal de la Favorita que había pasado a las manos del municipio mediante la donación que realizara de manera altruista Don Luis Sainz López Negrete.

El edificio del Portal fue restaurado en el año de 1971, después de que en mayo de 1966 el Portal estaba en el abandono y en franca decadencia. El cronista de la ciudad don Antonio Díaz Meléndez escribió en un artículo dedicado al portal: “Con la misma indiferencia que el pueblo de Córdoba ha visto en el transcurso de los años demoler el cerrito de San Juan, lugar que guardaba los restos de los insurgentes del 21 de mayo de 1821, los conventos de San Antonio y la 3ª Orden, la iglesia de Santa Rosa, San Juan, San Roque y la Virgen de Lourdes, perderse la campana mayor y la custodia.

El puente de San Julio sobre el río Seco, convertirse en cloaca el río San Antonio, perderse la Alameda que fue el encanto de grandes y chicos, el Huatusquito, los cuatro cementerios, etc. Con esa misma indiferencia, el pueblo de Córdoba pasa frente a esos tres edificios sin preocuparse: ni lo que fueron, ni lo que son, ni lo que serán ¡Esa es mi tierra!

Así, el Portal de la Favorita, había sido restaurado en el segundo año de gestión de Salmerón Roiz; restauración que alcanzó la cifra de 3 millones de pesos; fue inaugurado el día 24 de agosto de 1972, para conmemorar un año más del hecho histórico más importante de la ciudad: la firma de los Tratados de Córdoba.

Pero el día 28 de agosto del 1973, un sismo sacudió la región con gran fuerza, dejando el edificio recién restaurado en malas condiciones. Dos meses después el Lic. Salmerón Roiz aprueba la solicitud realizada con anterioridad por ciudadanos de Córdoba interesados en la creación de un Museo y que a la postre se integraron como “Patronato del Museo A.C.”, para ocupar las instalaciones del edificio recién restaurado. Al ser cedido en comodato el edificio, se integró legalmente el Patronato el día 28 de noviembre de 1973 ante el Notario Público Lic. Quinto Horacio Suárez.

En el acta constitutiva inicial aparecen los siguientes nombres:
• Luis Beverido Pereau
• Rubén Calatayud Balaguero
• Jorge Sánchez Anaya
• María Inés Krauss
• Arq. Héctor Rojas
• Arq. Genaro Schettino
• José Riso García
• Carlos Mendoza Zavala
• Ramón Esmeraldo Fanjul
• José Manuel Zevallos
• Luis Sainz López Negrete
• Guillermo Scully
• Dolores Sosa de Sánchez
• Antonio Bargés Barba
• Paulina Beverido
• Flavio Herrera Carretero

Al conformarse como una asociación civil, se preocuparon por conservar el edificio y cumplir los siguientes objetivos: Fomentar la cultura y las artes en general, así como la creación y mantenimiento de un museo arqueológico en la ciudad de Córdoba. (Artículo V fracción I) Promover toda actividad relacionada con la difusión de las artes, específicamente, música, artes plásticas, artes dramáticas, danza, literatura, arquitectura y cinematografía, así como el apoyo a todo tipo de educación e investigación artística. (Artículo V fracción IV) Procurar la protección, conservación, restauración y recuperación de todo objeto, monumento, edificio, inmueble de carácter arqueológico o arquitectónico, así como el acervo cultural de la nación, incluyendo el intangible (tradiciones y costumbres, manifestaciones artísticas, así como coadyuvar con los organismos e instituciones que tienen como fin estos mismos objetivos… (Artículo V fracción V)

 

LA HISTORIA DE CÓRDOBA

El origen de la Villa de Córdoba se remota a los tiempos de Yanga, hombre legendario y precursor de los movimientos libertarios de nuestro país, quien con su afán de procurar para los suyos espacios de libertad y paz, logró que el Virrey Don Luis de Velazco, aceptara su propuesta en el sentido de que él y sus seguidores crearan la comunidad de “San Lorenzo de los Negros”, hoy Villa de Yanga quedando emancipados de la esclavitud y siendo dotados de tierras para trabajarlas. Con este hecho la región de Córdoba fue el primer territorio de México donde se abolió la esclavitud, acto trascendente y civilizador que precedió a la fundación de la Villa de Córdoba. La riqueza más importante de nuestra nación estaba representada por la gran producción minera; el oro y la plata eran transportados en pequeños e inseguros carruajes hacia el único punto de contacto para viajar a Europa: el puerto de Veracruz.

Los constantes asaltos a dichos carruajes, efectuados por tropas de negros cimarrones que asolaban la región, hicieron ver a algunos comarcanos la necesidad de fundar un poblado, cuyas ventajas ofrecieran el aprovechamiento de los beneficios que en tal lugar otorgara la naturaleza y al mismo tiempo la posibilidad de proteger el camino Orizaba-Veracruz. Los planes maduraron cuando don Juan de Miranda, don García de Arévalo, don Andrés Núñez de Illezca y don Diego Rodríguez, vecinos del pueblo de San Antonio Huatusco, presentaron la solicitud en la corte de México ante el señor don Diego Fernández de Córdoba, XIII Virrey de la Nueva España.

Informado el Virrey del gran servicio que pretendían hacer para beneficio de los intereses de su Majestad e igualmente satisfecho de que el territorio donde la fundación se proyectaba, contaba con agradable clima, aires saludables, tierra fértil, fecundada por aguas corrientes, cuyo territorio estaba vestido de copiosas y eminentes montañas, donde abundaban nobilísimos cedros, nogales, aromáticos bálsamos e innumerables especies de árboles robustos, frondosos y de exquisitos colores; que tenía espaciosos valles y dehesas para la común diversión y cerranías de cal, inmediatas y otros materiales útiles a la pretendida población, otorgó la licencia para la formación de la villa el 29 de noviembre de 1617, en representación del entonces monarca español Felipe III, por orden del cual dicho poblado debía llevar por nombre el apellido del Virrey.

El 26 de abril de 1618 (fecha oficial de la fundación), se reunieron en la iglesia parroquial de Amatlán de los Reyes, los 30 Caballeros con sus familias, que fueron los fundadores primitivos; asistieron a una misa solemne y una vez terminada la ceremonia, se dirigieron al salón capitular del mismo pueblo para nombrar sus primeros regidores, bajo la presidencia de don Francisco de Soto Calderón, Alcalde Mayor de Huatusco. Procedieron a la elección, resultando triunfantes por mayoría de votos en la asamblea, Alonso Galván, García Arévalo, Diego Rodríguez y Manuel Fernández, que a su vez nombraron alcaldes menores a Cristóbal de Miranda y a Andrés Núñez de Illescas. El 27 de abril, se dirigió la caravana del pueblo de Amatlán al lugar conocido por Lomería de Huilango (lugar donde abundan las palomas) sitio donde habría que quedar asentada lo que hoy es la ciudad de Córdoba, cuna de gente valiosa, alegre y hospitalaria.

 

LA CIUDAD

Córdoba es una ciudad enclavada a la orilla de la cordillera montañosa de la Sierra Madre Oriental y en la parte sur de la región montañosa del estado de Veracruz. Córdoba es una ciudad que funciona como centro regional de influencia.

Junto a esta zona se localizaba la ciudad mesoamericana de Toxpan, de la cultura de los olmecas rurales, que en la actualidad se encuentra en restauración, y que hoy queda enclavada en la colonia cordobesa del mismo nombre.

órdoba es una ciudad comercial donde tienen su residencia algunas empresas grandes de inversión local; algunas de estas grandes empresas son propiedad de grupos de inmigrantes que llegaron durante finales del siglo XIX y principios del XX.

El Portal de la Gloria, estructura tipo hacienda Colonial conformada de arcos se comenzó a construir cerca de 1620, y durante los siglos XVII y XVIII se agregaron dos construcciones más que conformarían su actual estructura, hasta algunas modificaciones ya entrados en el siglo XIX.

Este bello Portal funcionó por algún tiempo como un popular punto de hospedaje para viajeros en el s. XIX e incluso hasta se le llegó a apodar como “La Favorita” pues era el lugar para distinguidos personajes históricos. Uno de ellos fue Don Agustín de Iturbide, cuando llegó a esta villa para firmar los Tratados de Córdoba con el último virrey de España; Carlota, emperatriz de México y esposa de Maximiliano de Habsburgo se hospedó en este lugar en la ocasión del viaje de ésta hacia la Península de Yucatán, en 1865; así mismo, también tuvo su paso por aquí don Benito Juárez. Todos estos personajes escogían al Portal de la Gloria como su lugar para descansar y hospedarse en Córdoba.

Para principios del s. XX, otro de sus huéspedes famosos fueron Don Francisco I. Madero y José María Pino Suárez, que en 1912, desde este mismo portal hicieron un llamado al pueblo de Córdoba. Además, el general Cándido Aguilar residió en estos portales a partir de 1914, cuando la inestabilidad del país estaba en su apogeo durante el movimiento revolucionario.

El Portal de la Gloria está conformado por tres edificios que desde la década de los 80's hasta hoy en día están dedicados a la cultura y recreación: el Museo de la Ciudad, la Casa de la Cultura y la Biblioteca Municipal.

El Museo de la Ciudad cuenta con exposiciones temporales, así como una colección de piezas prehispánicas que son parte de la exposición permanente y que representan a las culturas Huasteca, Totonaca y Olmeca, así como diversos objetos de la época colonial, El edificio acoge también a la Biblioteca Municipal "Luis Sainz López Negrete" la cual se divide en sala de lectura, consulta, mapoteca, infantil, audiovisual, sala general e Internet; en la parte superior se ubica la Casa de la Cultura, en esta se imparten lecciones de piano, pintura, danza, ballet y se realizan exposiciones fotográficas, pictóricas, esculturales, etc. por último, la sala “Z” en la que se proyectan películas de arte internacional y cultura en general al igual que la presentación de libros y a la Casa de Cultura “Jorge Cuesta”, que por supuesto, está dedicada a la difusión de la cultura en esta ciudad, pues se ha convertido en una de las organizaciones de referencia en el ámbito cultural de la ciudad veracruzana. Miles de cordobeses han pasado por sus aulas a lo largo de más de veinte años de historia, durante los cuales la única misión de la Casa ha sido la difusión y fomento del arte y la cultura.

En la actualidad y desde la década de los 80, alberga tres edificaciones, el Museo de la Ciudad, la Casa de la Cultura y la Biblioteca Municipal.

 

MISIÓN

El Museo de Córdoba tiene como misión conservar, preservar y difundir el patrimonio arqueológico y cultural de la región.

 

VISIÓN

Ser el Museo arqueológico más representativo de la región, cumpliendo su propósito de difundir el valor cultural y educativo del patrimonio a su resguardo, dentro de un entorno interactivo, educativo y moderno, que genere valores, identidad y arraigo en las nuevas generaciones.

 

OBJETIVOS

• Conservar y promover el Patrimonio histórico y arqueológico de Córdoba en todo México.
• Promover las culturas de origen en las nuevas generaciones, fomentando la identidad y el arraigo cultural e histórico, como valores de la sociedad.
• Servir de espacio vivo, para todas las expresiones artísticas que promuevan el arte y la cultura.
• Desarrolla una agenda cultural dinámica, que refleje la riqueza cultural, de la región y el estado, con diversas expresiones artísticas y que sirva de impulso a nuevos creadores.

 

LÍNEAS DE TRABAJO

• Contribuir a que la sociedad se enorgullezca de todas las expresiones de desarrollo en historia y cultura dadas en Córdoba como el mejor estímulo y aprendizaje para fortalecer los valores, identidad y arraigo en las nuevas generaciones”.
• Generar nuevos materiales museísticos que promuevan la conciencia en la comunidad sobre la existencia y valor de su propia cultura a través de recorridos, guías virtuales, audio guía, materiales gráficos, redes sociales, web, etc..
• Ser un espacio de experiencias museísticas, renovado, que promueva la educación no formal cohesión social; el trabajo colectivo, involucrando a la comunidad.
• Democratizar los servicios, accesando el servicio a toda la población, donde se reconozcan la importancia de Córdoba en la historia y la cultura como elementos de identidad y pertenencia social.

MAPA DEL SITIO | CONTACTO | AVISO DE PRIVACIDAD